Compañeros de viaje

Toda vida esta compuesta por tres factores: mi vida, la de los demás y el cruce que hay entre ellos.

Mi vida es eso, mi vida, pero no sería vida si no tuvieramos a los demás subiéndose en el tren de nuestro camino. Es decir, somos nosotros, pero sin ellos no somos nadie. De esta manera mi vida se convierte en la nuestra, interviniendo todos en la vida de todos.

Ellos pueden ser mejores o peores, de eso no hay duda, y puedes recordarlos siempre u olvidarte de ellos dos segundos después de haberlos conocido.

Lo malo viene cuando los que tú crees que son tus compañeros de viaje y que los vas a tener siempre ahí no sólo se bajan, si no que, como en casi cualquier película wester, se montan en caballos y comienzan un tiroteo… Vamos, te dejan mal en el momento e intentan mantener ese mal constante con cada, digamos, disparo.

Y entonces es cuando realmente aparecen Ellos, en mayúscula porque son únicos, en mayúscula porque le han dado sentido a tu vida, porque te han protegido, porque jamás te han negado el hombro para llorar, porque han sacado las uñas cuando los otros han vuelto a disparar, porque son simplemente Ellos y nadie más salvo la vida que compartis, porque comienzan a ser uno contigo y nos terminamos convirtiendo en una sola vida. Dan igual las rendecillas internas, los enfados porque en dos minutos sabes que os vais a volver a abrazar y y os vais a hacer más fuertes, porque las “discusiones” te unen y la unión hace la fuerza.

No sólo compartimos una serie de minutos, horas, días, meses, años… no, compartimos una vida, compartimos un viaje único, descubriendo nuevas cosas, nuevas rutas, madurando, creciendo como personas. Ni siquiera hace falta verse, ni siquiera hablarse, basta con pensar en Ellos, tanto en lo bueno como en lo malo, y recordarlos con una sonrisa porque te animaron, los animaste o simplemente compartisteis un simple café

Por eso, los Amigos aparecen sólo cuando más los necesitas y se van a quedar ahí todo el trayecto, aunque sea sólo como un simple recuerdo. Los demás son sólo compañeros de viaje que se terminaran bajando en alguna estación.

PD: Se dice que los Amigos se pueden contar con los dedos de una mano, y es verdad, ahí ocupais poco, pero en el corazón lo ocupais todo. Vosotros sabéis quiénes sois.

Me permito el lujo de robarte la canción

Anuncios

Publicado el mayo 26, 2011 en Personal. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: