Sonrisa por sonrisa

No, no me he enamorado; no, no me refiero a ningún bebé y no, no me refiero a mi gato (aunque bien podría). Me refiero a una sonrisita que me encandiló hace más de un año y que me sube la moral de una manera cuando me da el bajón en plan “¿de verdad lo que estoy estudiando me merece la pena?”

La historia es la mayor tontería del mundo, pero me saca una sonrisa y eso es lo importante para mí.

Agosto del 2010. Último día de mi estancia en Japón (QUIERO VOLVER!!!!!!!!!!!!!). Más concretamente en Asakusa, Tokio. Mi madre y yo nos moríamos por comer lo que fuera (más yo que ella, que creo que Japón se quedo bajo mínimos por mi culpa y otro compañero de viaje xD). La guía (mi Guía ♥) nos recomendó un sitio para comer de tempura y fideos tipo udón y demás, ¡comida directamente caída del cielo! El sitio era el típico restaurante de barra en el que podías ver directamente cómo cocinaban y en el que cabían unas 10-12 personas, vamos, que era chiquitito.
Los camareros-cocineros al ver entrar a dos gaikokujin (extranjero en japonés) nos miraron con cara de susto. Normal, un restaurante que, por lo que pudimos analizar, era de trabajadores, que pedían, comían y se iban en 15 minutos, con dos guiris dentro. ¡Madre mía! ¿Y ahora qué hacemos? debieron de pensar los pobres, porque además el menú no tenía fotos y no tenía los típicos platos de cera de comida, así que era algo complicado para todos. ¡Don’t worry! Entre mi escaso nulo japonés y que pudimos señalar un par de platos nos las apañamos.

La comida fue un espectáculo: había un cocinero que estaba especializado en la salsa de los fideos que estuvo todo el rato añadiendo ingredientes a la salsa y después poniendo ésta en una especie de catalejo para luego mirarla a contra luz una y otra vez hasta que estuvo en su punto según él. Un flipe vaya, porque quién iba a pensar que para hacer una salsa haría falta eso xD. Luego había otro que  se encargaba de cortar y freír la tempura a una rapidez de vértigo, un chico que se encargaba de limpiar los fideos y aparte había dos chicos que iban y venían todo el rato, así que supongo que serían los repartidores.

A nosotras nos tocó sentarnos delante del limpiador de fideos y nada más empezar nos conquistó a mi madre y a mí preguntándonos de dónde éramos y saludándonos con un Olé!,  que será el topicazo de turno, pero al menos se agradece el esfuerzo. Pero más que el Olé, lo que nos hizo que se nos cayera la baba fue la sonrisa! A ver, no era el chico guapo guapisísimo de turno, pero na’ más la sonrisa hace que se derriben murallas, en serio! Además estuvo todo el rato pendiente de nosotras, primero porque no tenían bebidas salvo cerveza, que no me gusta, y agua y yo quería algún zumo o algo, así que salió y me trajo un zumo de frutas que sacó de una de las tantas máquinas expendedoras que hay. Luego, mi pobre madre que no sabe comer sin servilleta y, como allí no tenían, el chico nos dio un pañuelo. También nos enseñó a limpiar los fideos, que por cierto, en el tiempo que estuvimos allí (30-45 min), juro que el grifo no se cerró en ningún momento…, nos dijo cómo se pedía la cuenta en japonés y estaba todo el rato preguntándonos si nos gustaba la comida, que no estaba buena, estaba buenísima!! Y todo el rato con la sonrisa ♥♥♥♥♥♥

Cuando vuelva a Japón y tenga algo de nivel de japonés xD, quiero ir  a ver si sigue allí y ver de nuevo su sonrisa ♥____♥ y preguntarle su nombre, que fui tan idiota que ni le pregunté, y mira que él se tiró un rato intentando decir el mío, que al final se quedó en Nu, como siempre!

Lo dicho, son tonterías de adolescente, pero lo importante es recordar las cosas con una sonrisa, y recordar a una persona por su sonrisa es la mejor manera de recordarla

UN CHU~~♥ Y BUEN FINDE!!!

Anuncios

Publicado el noviembre 25, 2011 en Japón, Personal. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Si esque estes japonesicos son mas majos!!! Y hay que ver cómo les gusta España!! Aunque sólo sepan decir -Olé! xDD

    • SI!!! Son mas majetes que to!! Hombre, como en todos lados, hay de todo, porque un día me toco una que era para echarle de comer aparte…
      Yo no sé si es que les gusta España o es que son más atentos a la gente o qué, pero en muchos restaurantes, así de calle, vi que tenían como un librito con frases y palabras en varios idiomas… MÁS ATENTOS QUE TO’!!!

  2. De verdad que le costaba nuestro nombre?? Si no es nada difícil para la lengua japonesa !!! Jajajajaja.
    Y una cosa que tienen en común muchos países asiáticos son las sonrisas de sus gentes.
    Un abrazo !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: