Pulga callejera


1342996768812

Yo no sé si fue un cúmulo de circunstancias o de qué, pero ese día hice varias cosas que nunca suelo hacer, la primera de ella ir con los cascos y la música bien alta por la calle y la segunda ir a mirar una tienda por mirarla. No soy de ir a una tienda por ir y no hacer nada, y mucho menos si no tengo dinero y no pretendo hacer nada con cualquier cosa que pueda comprar por allí.

Pero por lo que sea, hice todo eso ese día. Y por lo que sea, entre canción y canción, pude oír un maullido desesperado y ahí estaba él. Una ratilla de color naranja y gris pegado a una pared llorando y solo.

No lo dudé y lo cogí, aun a riesgo de saber que mi madre no quería más bichos en casa: -Con un gato gigante y un conejo gordo tenemos más que suficiente.

Cabía en una mano pero lo abracé con las dos para llevarlo a casa. Llamé al timbre y, nada más verlo, mi madre sintió el mismo instinto de protección. Búsqueda rápida de una toalla, una caja donde meterlo y del veterinario de guardia más cercano.

1342996762693

Ya en el veterinario, me dio por pensar que seguramente su madre lo estaría buscando. Lo miré, sucio, asustado, lleno de pulgas y temblando, no sé si de hambre, miedo, frío o de todo a la vez. Me sentí realmente cruel por pensar tranquilamente que su madre o se había perdido o había muerto.

1342996768043

Se quedó toda la noche metido en un transportín para evitar que le contagiase nada a los otros dos bichos y que se perdiera por la casa. Gracias al tratamiento y a las limpiezas, se veía como caían muertas las pulgas que en él habitaban y como su pelo pasaba de ser en parte gris a en parte blanco.

El resto de los días fueron una odisea de tapar huecos y rincones, de poner una barrera que permitiera a Yoru reconocerlo pero que el chico no se metiera en el territorio de éste y de vigilar que no se pelearan. Entre que fue muy bien y que Yoru es un buenazo de los que hacen historia y acepta a todo el mundo, a la semana esa cosita pasó a tener un hogar y a dejar de tener miedo.

1342996746761

Pasó entonces de ser un cachorro callejero invadido por las pulgas a ser una pulga saltando y correteando por la casa. Mi bebé pulga. Mi Nomi.

IMG_8530

UN CHU~~♥

Anuncios

Publicado el enero 20, 2013 en Bichos. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. cecilio andrade

    Me ha encantado tu publicación…. lo viví… besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: