Hija de un soldado

Imaginaos a una niña que ha tenido que pasar por ausencias de más de tres, seis y nueve meses de su padre, da igual el destino, sólo sabe que es peligroso y que en su cabeza, inconscientemente, tiene que tener muy presente una conversación que le han ido diciendo poco a poco.

-Sabes que tienes que ser fuerte, ¿verdad?
-Yo ya soy fuerte – replica la niña con cara desafiante.
-No, cielo -le explican-, no ese fuerte para levantar a tu primo, fuerte cuando tu papá se vaya.
-¿Por qué? -Bendita inocencia infantil.
-Pues porque puede que papá no vuelva de allí.
-Vale.

Y la niña se queda callada, sin saber a que se refieren ni entenderlo pero sabiendo que es importante por algún extraño motivo.

Imaginaos a esa misma niña a la hora de comer, con las noticias de fondo y que de repente sale una de un país en conflicto

-Ahí es donde está papá, ¿no, mami?
-Sí -le responde sin apartar la mirada del televisor

La niña mira atentamente la televisión, como si entendiera todo lo que dicen los periodistas y entendiera todo lo que suceden en las imágenes. Sólo es consciente de que es peligroso y que hubo una explosión. Su madre pone cara de preocupación durante medio segundo y luego la recrimina para que se acabe la comida.

Su padre la suele llamar una vez a la semana, pero pasan los días y no llama. La niña se enfada <<¡Papá se ha olvidado de mí!>> piensa, y lo paga con su madre, le grita y patalea.

Pasan otros tres días y al fin suena el teléfono:

-¡Es papá! – grita mientras espera impaciente a que su madre acabe de hablar con él. Luego, se pelea con su hermano porque ella quiere hablar primero y termina poniendo pucheros, pero al fin le toca.
-Hola, cariño, ¿cómo estás? -pregunta su padre como si nada. Y entonces sólo importa lo malos que son los profesores, o los compañeros, o tu hermano por hacer tal o cual cosa y a contarle cosas que sólo a los niños les importan, y su padre escucha, en silencio puesto que no es muy hablador, pero ella sabe que aparte de eso es porque está cansado. Pero también sabe que está contento de hablar con su familia. 

No ha salido por ningún lado el tema de la bomba, a ellos no les importan porque su padre está ahí, pero aun así, se sienten mal.

Y vuelven a pasar los días, y las noticias siguen contando cosas que la niña no termina de entender puesto que usan palabras que ella no entienden:

– ¿Qué es un tiroteo, mamá?
– Mami, ¿una mina es mala?
– ¿Para que sirven esas cosas, mamá? -refiriéndose a los tanques

Y así un sin fin de preguntas que su madre, cuyo principio en la vida para sus hijos es que sean conscientes de la realidad, contesta con paciencia.

Y todo esto repitiéndose día tras día, semana tras semana, mes tras mes. Y aunque la niña sabe que su papá no vendrá en un período de tiempo se sale al balcón todas las tardes mirando a la calle esperando a ver a su padre aparecer con el uniforme con muchos tonos de verde.

Encima, para ella lo peor no es la espera, lo peor es ir oyendo a gente que llama a su padre y a sus compañeros, algunos de ellos adoptados como tíos adoptivos, asesinos, mercenarios y cosas peores. Ella no entiende todas esas palabras y no pregunta esperando respuesta, sabe que están insultando a su padre y los odia por eso.

¿Y todo esto a que viene? Os preguntaréis muchos, otros lo habréis notado ya y a otros os dará igual, pero eso, toda esa historia, que podría haber alargado hasta el infinito y más allá, es mi historia y la de otros muchos niños que sufren como sus padres, madres, tí@s, herman@s y gente que aprecian se van de misión y viven eso día a día.

Yo he llegado a casa después de una pelea en el colegio porque un compañero me ha dicho, textualmente, que mi padre va a matar a la gente. Viendo las cosas objetivamente, los niños hacen lo que ven en casa, ya que con 6 años, a no ser que lo vivas, no eres consciente de lo que hace una guerra, ni del daño que hace ni de lo que se sufre.

Obviamente, hay absolutamente de todo, desde desgraciados que a mí misma me entran ganas de partirles las piernas hasta los que sacrifican su vida, pero… ¿en serio es necesario meter a todos dentro de un mismo saco?

Mucha de esa gente, y lo digo por lo he visto, oído y vivido, van de misión con la única idea de mejorar y ayudar a esa zona en conflicto, pensando sólo en defender a los refugiados y cuidar de que les llegue comida y medicamentos. Y por lo que he visto, lo que más les importa a esta gente suelen ser los niños. Pero para qué ver eso, con lo fácil que es decir que en las noticias han salido varios hijos de p*** maltratando a alguien cuando esos son justamente la minoría. Qué fácil es hablar sin saber y la ley del mínimo esfuerzo.

Y lo voy a dejar aquí bien claro: Estoy orgullosa de mi padre, estoy orgullosa de que me haya hecho como soy, estoy orgullosa de que arriesgue su vida todos los días, aunque ahora trabaje en otra cosa (a mí parecer más peligroso), por proteger a su familia y protegernos a todos, y tanto que estoy orgullosa él, lo estoy de sus compañeros. Y me da igual quedarme sin uñas y sin dientes por proteger su dignidad y las de tantos otros que pasan a diario por todo esto que os he contado, porque para mí son mis héroes.

He de decir, y mi padre es testigo, que no odio a las armas en sí, si no al uso que se les da y que siempre, siempre, siempre y siempre seré partidaria del diálogo y renegaré de la violencia.

389168_248804815182750_1472411158_n

Por todos los que lucharon con el fin de mejorar el mundo

UN CHU~~♥

Acepto todo tipo de comentarios y críticas siempre y cuando se haga siempre con respeto, sin insultos y sin faltar a la dignidad de nadie.

Actualizado: fe de erratas

Anuncios

Publicado el enero 21, 2013 en Personal. Añade a favoritos el enlace permanente. 36 comentarios.

  1. Cecilio andrade

    Me has sacado las lágrimas hija… Y la piel de gallina. No imaginas cuanto te quiero. No lo imaginas.

    Gracias.

  2. uuaaa uuaaaa Que Manera de Expresar, que manera más simple, sencilla, sincera y valiente de hablar. Hoy, me acabo de levantar, jejeje, tarde o sé, reviso los email y facebook y lo primero que leo es este articulo publicado en el muro de mi maestro.

    Ufff Ufff que manera más energica y feliz de levantarme así.

    Un Me gusta para tu articulo, y con tu permiso lo colgaré también en mi Blog, Que las cosas Buenas no Abunda y hay que proteger y cuidarla.

    Good Job

    • No lo considero valiente, al fin y al cabo es algo que todos los que tenemos seres queridos en esas circunstancias mostramos, de una manera o de otra.
      La mía es escribir y pelear con el diálogo, a veces un poco más alto de la cuenta, perdiendo entonces el valor de lo que se dice.
      Así pues, mientras termino de aprender a dar el correcto valor a las palabras con su tono adecuado, lo expresaré de otra manera lo mejor que pueda.

      Permiso concedido 😉

  3. Arturo MAriscal Rubial

    Como tu padre, yo también me he visto obligado a dejar en casa a mi mujer, mi hijo y mi hija. Y llamas por teléfono y te dicen que el niño es un poco huraño en el cole, la niña no quiere ponerse al teléfono,…..

    Y te pierdes cumpleaños, y te pierdes abrazos, besos, juegos,…. Ahora estás en casa y haces cuentas…. El niño tiene 9 años para 10 y me he perdido 4 cumpleaños, la niña 6 para 7 y he faltado ….. ¿4? No recuerdo. Si sumo el tiempo que he faltado entre misiones, maniobras, destinos fuera……. ¿Compensa?

    Vuelvo de meses fuera y mi mujer le ha comprado algún juguetito que yo les doy como si lo hubiera comprado en un Líbano tras acabar los bombardeos de Israel, o en medio del Índico…. ¿Compensa tanto tiempo fuera?

    Sí. Como tú, mis niños se sienten orgullosos de su padre (y yo de ellos). Y lo sé cuando tengo ocasión de llevarlos o recogerlos del colegio. Veo sus risas, sus gritos, sus carreras, los saltos al cuello…..

    Porque ser padre es aguantar muchos saltos al cuello…… Y tragarte muchas lágrimas.

    Cecilio está muy orgulloso de tí.

    Cuídate.

    • Cuántos lágrimas habré soltado yo porque papá no llegaba al cumpleaños, o a la fiesta de fin de curso o a cualquier evento importante para un crío.
      Por suerte, para todos ustedes, aunque el tiempo no se puede recuperar, se puede aprovechar el resto que queda, ¡Menos mal que en las tartas aun caben más velas!

      Saludos, y Gracias

      • Arturo Mariscal Rubial

        Tú lo has dicho, querida amiga, tú lo has dicho. Se puede aprovechar el tiempo que queda. Es una bonita frase.

        Gracias a ti por compartir unas palabras y pensamientos tan lindos.

  4. Solo puedo decir ,que yo también soy padre de dos niñas. Y el “trabajo”, que no es un trabajo, sino un privilegio, el poder ayudar a todo aquel que sufre y esta desesperado, también me ha obligado a separarme de ellas durante periodos prolongados.
    En mi humilde opinión no creo que seamos héroes, héroes son esas esposas y madres que bregan solas con la casa, la educación de los niños, los colegios, las compras, etc. Al igual que esos hijos que se ven separados de sus padres o madres, y que sufren estoicamente las ausencias, y que jamas te lo reprochan sino todo lo contrario, valoran infinitamente mas cada momento que pasas con ellos.
    Y aun por encima ves como esos niños tienen el valor y la fortaleza de defenderte a ti y a tus compañeros a ultranza, como es el caso de Nyunu.
    Nyunu tus padres deben estar muy orgullosos de tener una hija tan especial como tu, y solo espero que mis hijas pueden llegar a ser como tu, fuertes y valientes, para afrontar estas situaciones que nuestro “trabajo” nos hace pasar.
    Un afectuoso saludo para ti, y felicitaciones a tu padre por la maravillosa hija que tiene.
    Gracias con dejarme participar en tan gran momento.

  5. Muy bonito Nu. Se nota que eres estupenda y eso viene de familia. Muchas gracias por tus palabras. A mi me han emocionado al igual que a todo bien-nacido. Un abrazote.

  6. Precioso artículo. Simple pero contundente, y unas verdades enormes.
    Felicidades por este trabajo, que ha conseguido emocionarme.

  7. Rafael Tomás García.

    Estoy seguro, que este es uno, por no decir el mas grande reconocimiento, que ha tenido tu padre en su vida laboral, pues al final, todo se reduce a la felicidad que te aporta el sentirte admirado, querido, y respetado por los tuyos, lo demás es complementario. Me ha gustado mucho.

  8. Me he visto reflejado en tus palabras cómo aquel niño que fui, esperando ansioso la vuelta de mi padre para oír sus historias. Historias que siempre estaban aderezadas de humor, compañerismo, honor, pero exentas de la parte triste de su trabajo.

    Solo espero que algún día mis hijos estén tan orgullosos de su padre como lo estás tú del tuyo o yo del mío.

    Un fuerte abrazo.

    • Curioso como, siendo conscientes de la parte triste, la omitamos para disfrutar de los demás.
      No creo que necesites esperar, si los tienes ya, lo estarán en este preciso momento.
      Gracias por comentar.

  9. sinceramente muchas gracias por mostrar los sentimientos con los que muchas veces tenemos que luchar por el bien de los nuestros y de aquellos por fuerza de nuestro trabajo de ayudar no es siempre gratamente reconocido lo dicho muchas gracias

  10. Arturo Mariscal Rubial

    Como acabo de comentarle a tu padre, decirte que has formado un auténtico revuelo. Si te mueves un poco por Facebook (donde empezó el movimiento de este texto) supongo que irás viendo los comentarios y los “compartos” que han ido sucediéndose.

    En las Fuerzas Armadas FAS tenemos un correo electrónico interno y te puedo decir que hoy me han enviado 3 personas distintas el enlace a tu blog o directamente un “copioypego” de tu texto.

    Se te debe felicitar porque algo tan sencillo ha llegado a tanta gente. Como comenté a una de sus aportaciones en uno de tantos lugares donde se ha compartido: has puesto las palabras a los que siempre se quedan en casa.

    Y es para darle gracias.

    Cuídate donde te halles.

    • La verdad, estoy que no sé cómo describirme ante tal aluvión de visitas, comentarios y demases… es realmente impresionante, y eso que sólo puedo ver las estadísticas de este blog y algún que otro perfil de FB de los que han compartido, pero vaya con la bola de nieve =)
      Gracias por comentar y cuídese usted también.

  11. Soy uno de esos que cuando nació mi hija me encontraba fuera y en dos ocasiones mas he tenido que estar fuera de misión con un total de 17 meses desde que nació mi hija,17 meses fuera en el extranjero y sitios peligros y todo es como usted a redactado y la verdad a día de hoy veo a mi hija con 5 años y pienso en todo el tiempo que me he perdido a su lado y es doloroso pero es nuestro trabajo nosotros elegimos ser lo que somos y nos gusta ser así,lo que no nos gusta es el trato que nos da la población civil sin entender realmente lo que es,te felicito por lo que as escrito me a hecho llorar,GRACIAS por saber que alguien nos compre y valora nuestro esfuerzo,un fuerte abrazo.

    • Mi padre tuvo la suerte de verme nacer, pero por cosas de la vida hemos pasado separados larguísimos años que, como tu dices, no se recuperan. Pero como ya he dicho en una contestación anterior, se puede recompensar de una manera o de otra y tu hija y tu familia lo entenderán.
      Un beso y gracias por comentar.

  12. nosotros nunca le hemos contado a mi hijo la parte dramática de que su padre se vaya de misión porque es muy pequeño, tan sólo tiene 6 añitos pero es curioso, cada vez que se va su padre tengo notitas de la profesora de que algo le pasa al niño que está muy triste. Pero claro, eso nadie lo ve…. No puedo entender al que tira por tierra la labor que hacen y el sufrimiento que hay detrás de cada misión… jamás me atrevería a criticar la procupación que una sra sufre porque su marido está encima de un andamio ni me atrevería a decirle “es que es su trabajo, que se aguante” como me han llegado a mi a decir. Los niños son almas inocentes que no entienden “por qué a su padre le interesa más jugarse la vida por los demás que estar en casa”. Enseñemos a nuestros hijos valores y no que odien a los cuerpos de seguridad del estado que velan por nuestra seguridad, lo único que pido es RESPETO. Me ha gustado mucho la historia, gracias por tu aportación, gracias

    • Los niños al fin de cuentas sabemos lo que pasa incluso sin que nos lo cuente. Yo más concretamente supe que algo no iba bien cuando fuimos a despedir por primera vez a mi padre para una misión y veía a la gente llorar, y estamos hablando de que yo tendría 3 o 4 años por aquel entonces. Y no sabemos la razón, pero nos sentimos mal y los niños lo demostramos cada uno de una manera y no hay que ser muy largo de miras para ver que algo anda mal.
      La gente ahora sólo respeta lo que le toca directamente, le da igual todo lo demás. Hemos llegado a una sociedad de ombliguistas que no ven más allá de sí mismos, desgraciadamente.
      Gracias a ti por leer y comentar. Un beso

  13. Se suele decir que: “El que la lleva… la entiende” y has demostrado entender todo lo que tu padre y demás militares hacen por ti, por nosotros.
    Teniendo a semejantes progenitores, no es de extrañar tu valentía y valor para soportar el quehacer diario, que nada tiene que ver con lo cotidiano de aquellos que critican gratuitamente, porque ellos, no la llevan.
    Ánimo.

    “Ante ferit quam flamma micet”

    • ¿Valentía y coraje? No lo creo, no lo necesito, sólo tengo plena confianza en vuestra labor (obviando la de aquellos que la manchan, que por mí que se pudran…). Esa valentía la tienen ustedes por lo que hacen.
      Gracias por comentar.

  14. Marcos Mariscal López

    Al igual que los demas me e quedado muy impresionado y conmovido con tu redacción , Nu.
    Tu padre está y estará por siempre orgulloso de ti ( y con motivos,jajaja)
    Esas son las palabras que a todos nos gustaría oir de boca de nuestros , hijos . Yo no los tengo, pero me agradaria oir algo parecido y tan hermoso algún dia de sus bocas.
    Conoci a tu padre, cuando servimos bajo el mismo Credo y con los mismos Ideales , los cúales amamos y respetamos hasta el infinito.Yo tambien sali fuera de mi casa , tambien sali al extranjero a defendeur unos ideales y ayudar a unas personas que lo estaban pasando muy mal. Pero digamos que en ese caso yo era el niño (solo tenia 19 años) pero deje en casa a unos padres y a unos hermanos muy orgullosos de mi al igual que deje a ciertos “amigos” que me tacharon de “loco”,”fascista”… y otros muchos comentarios despectivos. No merece la pena discutir con ellos , nunca comprenderan por que lo hacemos , ni el por que de nuestro altruismo ya que viven en un falso mundo , bohemio de color de rosa por que nunca lo han pasado mal , se mueven en un mundo sin principios. Personas nobles y amables como tu son las que necesitamos…Simplemente , GRACIAS!!
    principios.

    hermanos muy orgullosos de mi,tambien deje algunos “amigos” que me tachaban de “loco”,”fascista”, y otros muchos comentarios despectivos que mejor no quiero recordar…No merece la pena, pelearme con ellos son simplemente ignorantes , aferrados a un mundo bohemio

  15. Marcos Mariscal López

    Posdata: Perdona el texto duplicado al final,pero es que te estoy escribiendo desde un telefono movil y no veas lo complicado que es teclear todo esto…jejeje. Un saludo.

    • Jajajaja, no te preocupes, somos humanos, los que se equivocan son las máquinas 😛 jajajaja
      Yo, cuando salía el tema y decía que estaba orgullosa y me tomaban por loca y fascista, lo que hacía era lo siguiente:
      -¿Tu estarías orgulloso de tu padre si fuera basurero?
      -Sí, es un trabajo digno como cualquier otro -solían responder-, ¿por qué?
      -Ah, no sé, como está haciendo algo por el bien común del pueblo y del Estado como el mío pues pensé que a lo mejor no lo estarías, pero ya veo que sí.
      He de decir que la carcajada interior que soltaba al ver su cara era digna de récord.
      Gracias por comentar.

  16. Esa ironí y sarcasmo me suena!!!!! Espero que no la hayas heredado de mi!!!! 😀

  17. simplemente darte las gracias, gracias por ayudar a entender un poco más a nuestros hijos, que muchas veces los niños se callan y los padres/madres (ya hay mujeres militares que pasan por lo mismo) no dejamos de echarnos la culpa. Y la alegría de volver a ver a la familia y de cómo te reciben y cómo te perdonan el haberles dejado un tiempo, de eso es con lo que nos tenemos que quedar, como bien has dicho. de verdad, muchas gracias.

  18. Saves acaba de nacer mi hija y hoy entre una busqueda para darle un regado me encontre tu blog espero ser un buen padre y que mi hija me entienda cuando este mas grande tanto mis ausencias como mis pesares no es facil este trabajo perdemos muchas cosas y dejamos de vivir otras tantas pero siempre es por proteger a muestra familia y cunplir nuestro dever

  19. Me ah pasado muchas veces, hasta mi propio compañeros me han llegado a decir q mi padre esta muerto, q mi padre (como tds los militares) son malos y muchas cosas malas muy malas. Pero yo estoy ORGULLOSA DE SER HIJA DE UN MILITAR<3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: